¿Qué hago si mi hijo no quiere ir al colegio?

¿Qué hago si mi hijo no quiere ir al colegio?

La negativa de los niños a ir al colegio suele estar basada en un miedo irracional, que suele aparecer primera vez en niños que asisten a escuelas infantiles de edad preescolar, siendo más frecuente en los que cursan el segundo grado. Para manifestar su disgusto por asistir al colegio, el niño suele quejarse de dolores de cabeza, de garganta o de estómago justo antes de la hora de partir hacia la escuela.

 

Su estado mejora cuando se le permite quedarse en la casa, pero reaparece a la mañana siguiente antes de ir al colegio de nuevo. En algunos casos, el niño puede negarse por completo a salir de la casa y para eso utilizará todas las estrategias a su alcance como llorar y reaccionar con una rabieta.

 

Si el niño tiene igualmente dificultades para ir a otros sitios y quedarse sin sus padres, entonces el problema podría no estar en la escuela. Si el pequeño no quiere ir a la escuela pero también llora para quedarse en casa de la abuela, o en casa de un amiguito o en un cumpleaños que son lugares donde habitualmente los niños disfrutan y la pasan genial, entonces puede que sea más bien un niño inseguro y temeroso.

 

Conversar con otras madres siempre es bueno para saber si todos los niños se sienten a gusto en el cole y si hay una situación notoria que los esté afectando a todos o a un grupo de ellos. Si el pequeño se ha negado a decir lo que sucede, por esta vía podrás tener un poco más de información y saber si algo le ha pasado.

 

Los niños con un miedo irracional hacia la escuela pueden sentirse inseguros si se quedan solos en una habitación. También pueden demostrar un comportamiento de apego hacia sus padres e incluso convertirse en su sombra, siguiéndoles a todas partes. Estos miedos son comunes en niños que padecen el llamado ‘desorden de ansiedad’.

 

El niño puede desarrollar serios problemas escolares y sociales, si deja de ir a la escuela o ver a sus amigos por mucho tiempo. Antes de que eso pueda ocurrir, los padres pueden ayudar a su hijo llevándolo a un psicólogo infantil, quien trabajará con él para que vuelva de inmediato a la escuela y realice otras actividades diarias.

 

Algunos niños requieren un tratamiento extensivo para determinar las causas del miedo. Los niños mayores o los adolescentes, que se niegan a ir a la escuela, requieren un tratamiento aún más intensivo. En cualquier caso, el miedo irracional de abandonar la casa y la compañía paterna o materna se puede tratar con éxito.

 

No lo subestimes, imagina lo que significa estar 6 u 8 horas seguidas en un sitio donde por la razón que sea lo pasas mal. Ahora imagina eso día tras día. Si el niño no quiere ir a la escuela y se tiene la seguridad o tan solo sospechas que allí no está a gusto, lo mejor es buscar ayuda de un psicólogo que lo pueda a ayudar bien se a fortalecerse y tener las herramientas para defenderse o para que te permita saber qué es lo que realmente sucede.

 

En Personaliza podemos ayudarte a manejar la fobia escolar de tu hijo. Nuestro tratamiento incluye diferentes técnicas de relajación, técnicas cognitivas y de modificación de conducta cuya eficacia ha sido ampliamente demostrada para el tratamiento de las fobias, entre ellas se encuentran: las técnicas de exposición, modelación, la práctica reforzada y el abordaje cognitivo de las creencias irracionales. Y por supuesto, también trabajamos con las causas emocionales que pueden estar detrás del origen del miedo a ir la escuela.

 

No obstante, como los padres desempeñan un papel importante en el manejo de este problema, también te brindaremos orientación y te indicaremos cuáles son los pasos a seguir para que no contribuyas a prolongar el absentismo.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *