Psicología Infantil (6-12 años)

Psicología Infantil (6-12 años)


 

Una vez superada la primera infancia, los niños y niñas se enfrentan a una nueva etapa de cambios y crecimiento en la que nuevas emociones, relaciones, responsabilidades y aprendizajes van a protagonizar su día a día. El cómo se adapte el menor a todo ello determinará el éxito en su proceso evolutivo.

 

¿Cuáles son las características generales de los niños y niñas a esta edad?

 

Desarrollo lingüístico: el niño/a conoce las reglas de funcionamiento de la lengua y es capaz de aplicarlas a situaciones comunicativas. Domina las estructuras sintácticas, los fonemas de la lengua materna y conoce el léxico.  El lenguaje es instrumento de pensamiento por lo que sirve de apoyo al desarrollo cognitivo.

Desarrollo cognitivo: nos encontramos en el periodo de las operaciones concretas, es decir, el niño actúa sobre la realidad y su entorno de forma interiorizada e integrada en un sistema, no lo hace por intuición como en la etapa anterior, sino mediante representaciones mentales acerca de sí mismo y lo que le rodea que van modificándose a medida que adquiere nuevos conocimientos y nuevas experiencias.

psicologos en alcala de henaresDesarrollo afectivo-social: comprenden quiénes son aquéllos con los que viven y se relacionan, las raciones que existen entre ellos, acaban por entender el funcionamiento de las relaciones y la organización social. Es la etapa de la ruptura del egocentrismo que permite el acercamiento a los otros configurando un papel en el grupo. Su personalidad y autoestima irá forjándose basándose en la interacción con el grupo y la adopción de un sistema de valores. Al final de la etapa aparecerán los primeros indicios de la pubertad, donde aparecen los primeros cambios corporales y el despertar de la sexualidad.

Desarrollo moral: hacia el segundo ciclo de primaria consideran que la buena conducta es la que aprueban los demás por lo que los juicios sobre lo bueno y lo malo se basan en las relaciones con los otros. Su preocupación se basa en adaptarse a las normas de amigos y familiares.

Desarrollo motor: se afirma la lateralidad, el cuerpo se convierte en el punto de apoyo de la organización de las relaciones espaciales con los objetos y las personas. Adquiere independencia brazo-mano así como una coordinación óculo-manual fundamental para los aprendizajes de la lecto-escritura. Al final de la etapa se incrementa su desarrollo físico, resistencia, velocidad, potencia, etc.

A nivel general, podríamos decir que esta etapa se caracteriza por:

  • Consolidación de la identidad
  • Conciencia de sus capacidades y limitaciones
  • Percepción de su situación en el mundo social
  • Aceptación de las normas
  • Comportamiento cooperativo
  • Desarrollo de actitudes y comportamientos de participación, respeto recíproco y tolerancia

 

 

 ¿Cómo sé que mi hijo/a necesita ayuda?

 

Cada niño es diferente al resto e igual según se mire, es decir, es cierto que cada uno tendrá su propia identidad, sus cualidades, pensamientos y formas de actuar pero también es cierto que cualquier niño de esta edad deberá crecer acorde a unos patrones que ya hemos comentado. Dentro de unos márgenes de variabilidad, todo aquel niño o niña que se separe de la norma y esto le esté ocasionando alguna dificultad tanto a nivel social, escolar, familiar como personal deberá ser objeto de estudio. En el momento en que la calidad de vida de nuestros hijos/as se ve comprometida en cualquiera de sus áreas será conveniente consultar con un profesional.

En esta etapa, estas son las cuestiones que tendrán que ser tenidas en cuenta para tomar esta decisión:

  • psicologos en alcobendasDificultad en el aprendizaje de la lectura y la escritura.
  • Mal comportamiento en casa y/o en el colegio.
  • Falta de respecto a normas y límites.
  • Carencia de habilidades sociales y tendencia al individualismo.
  • Falta de concentración y mantenimiento de la atención.
  • Movimiento e inquietud excesiva.
  • Tristeza, apatía y retraimiento.
  • Problemas de sueño y ansiedad.
  • Miedos irracionales.
  • Acoso escolar.
  • Falta de motivación ante los estudios y otras actividades.
  • Fracaso escolar.

 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo/a?

 

Desde Personaliza os proponemos tres programas diferentes según sea la casuística concreta de vuestro hijo/a de manera que éste encaje a la perfección con vuestro caso. Independientemente de cuál sea el más acorde desde Personaliza os ofrecemos la misma manera de proceder.

En primer lugar, tendremos una primera sesión informativa en la que, como padres, podréis explicar la situación en que se encuentra vuestro hijo/a, qué os preocupa, qué os han indicado en el centro escolar y qué queréis conseguir en nuestro centro.

Tras esto y a razón de los primeros indicios, llevaremos a cabo una evaluación completa de las diferentes áreas de desarrollo del menor a través de una entrevista inicial y pruebas estandarizadas que nos permitirán acercarnos a sus dificultades y emitir una hipótesis sobre lo que está ocurriendo.

Analizamos de forma particular cada caso para establecer unos objetivos de trabajo adecuados a cada problemática, estableciendo una dinámica de trabajo basada en técnicas psicológicas y psicopedagógicas que ayuden al niño o adolescente a progresar. Elaboramos así un Plan de Desarrollo Personal totalmente individualizado que contempla cuatro áreas de intervención: personal, familiar, escolar y social encuadradas en uno de nuestros tres programas según las características concretas del menor y su problemática.

A nivel personal se trabaja el conocimiento y aceptación de la problemática incidiendo en la autoestima del menor.  El propósito es tomar conciencia de cuáles son sus dificultades, aprender a manejarlas y fortalecer su autoestima eliminando ideas o creencias que desvirtúen su capacidad.

A nivel familiar potenciamos la comunicación e integración del niño o adolescente en la familia, extinguiendo comportamientos inadecuados creando un ambiente de colaboración y ayuda.

A nivel escolar por un lado, trabajamos las dificultades que puedan estar dándose en el ámbito escolar desde el punto de vista académico y desde el punto de vista de las relaciones sociales.

A nivel social nos centramos en dotar al niño o adolescente de recursos y estrategias que le ayuden a establecer buenas relaciones con sus iguales y los adultos.

La duración de estos programas es de 9 a 12 meses y los objetivos planteados son reevaluados y revisados conjuntamente mes a mes, viendo los avances y replanteándolos en caso de ser necesario.

separacion-personaliza

A continuación os detallamos las problemáticas que se trabajan en cada uno de los programas. Muchas de ellas son detectadas en los primeros años de esta etapa aunque los primeros signos hayan aparecido en la anterior, otras son más tardías. Podríamos decir que, a nivel general, las dificultades de aprendizaje son más propias de los primeros años de esta etapa de 6 a 12 años y las dificultades en el ámbito social más de los últimos años cuando el menor va afianzando sus relaciones personales. Asímismo, las que se refieren al área de bienestar van en paralelo pudiendo manifestarse en cualquier momento de la vida del niño, variando únicamente la forma en que lo hacen.

Desde el Programa Educativo-Escolar se trabaja la detección e intervención sobre dificultades de aprendizaje. Para esta etapa de crecimiento las cuestiones que se abordan son:

  • Trastorno de la lectura. Dislexia: es la dificultad para aprender a leer. Confunden y/o invierten las letras, omiten letras o incluso sílabas… También supone una dificultad para identificar, comprender y reproducir los símbolos escritos. Se puede detectar inicialmente por el retraso en el aprendizaje de la lecto-escritura, la grafía desproporcionada, dificultades en los conceptos básicos, posponer las tareas, la lentitud, la tendencia al deletreo, la escasa comprensión lectora debida a la falta de ritmo, frecuentes errores en la lectura, arrítmica, pasarse de renglón, etc

 

  • Trastorno de la escritura y/o expresión escrita. Disgrafía y Disortografía: La disgrafía es la dificultad a la hora de realizar los trazados que requiere la escritura. Afecta a la forma o al contenido. Tienen mala caligrafía, márgenes irregulares en los cuadernos, líneas torcidas, letras irregulares y pegadas unas a otras, tachones…

La disortografía es la dificultad en la escritura cuya característica principal es un déficit específico y significativo de la ortografía en palabras que son familiares, omisiones o cambios en artículos, acentos y plurales.

  • Trastorno del cálculo. Discalculia: suele aparecer al iniciar el aprendizaje de la resta con llevada. Los números se escriben con letras grandes, a veces de izquierda a derecha, buscan soluciones muy complicadas a los problemas matemáticos, etc.

 

  • Trastorno del habla. Dislalias, Dificultades del lenguaje: son la dificultad o incapacidad de articular fonemas por ausencia, alteración o sustitución de éstos por otros.

 

  • Trastornos generalizados del desarrollo (TGD): son un conjunto de trastornos caracterizados por retrasos y alteraciones cualitativas en el desarrollo de las áreas sociales, cognitivas y de la comunicación así como un repertorio repetitivo, estereotipado y restrictivo de conductas, intereses y actividades. No se interesan por los demás o lo hacen pero sin empatía ni normas sociales, pueden no comunicarse o hacerlo pero con dificultades en el uso del lenguaje como por ejemplo, no entender las ironías o bromas, presentan conductas estereotipadas, son rígidos y perseverantes.

 

  • Trastorno por déficit de atención (TDA): principalmente inatentos, se distraen fácilmente, les cuesta entender lo que se les dice, tienen dificultad para organizarse y tienen serios problemas de atención y concentración que les impide llevar a término sus tareas.

 

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): aúna el déficit de atención (dificultad para prestar atención suficiente a los detalles, mantener la atención, no escuchar, no seguir instrucciones, falta de organización, fácil distracción), la impulsividad (precipitación en las respuestas, incapacidad para guardar turno, falta de organización, hablar en exceso) y la hiperactividad (intranquilidad excesiva, corre y salta, se levanta de la silla, ruidoso, hablador).

 

  • Falta de hábitos y habilidades de estudio: carecen de un método de estudio y un cómo hacer y llevar a cabo sus tareas. Les cuesta planificarse, identificar y sintetizar ideas así como organizar el material y contenido.

 

  • Fracaso escolar: falta de motivación, implicación y aprovechamiento académico llegando al abandono escolar.

 

Desde el Programa Bienestar se trabaja la salud emocional del niño/a, su imagen de sí mismo/a y su relación para con los demás. Para esta etapa de crecimiento las cuestiones que se abordan son:

  • Están muy nerviosos sin motivo aparente
  • Pierden fácilmente el control (llanto, ira, rabia, tristeza, melancolía, etc..)
  • Somatizan (diversos dolores en función de las características de cada persona: dolores de cabeza frecuentes, malestar digestivo, dermatitis,..)
  • Ataques de ansiedad (presión en el pecho, se acelera el ritmo cardíaco, hiperventilan, sudoración,..)
  • Se sienten como en una situación límite y no saben resolver o poner solución, siente que no tiene fuerza para afrontar los obstáculos.
  • Está más irascible de lo normal (hace una “montaña de un grano de arena”)
  • Tiene pensamientos negativos y catastrofistas, obsesiones o fijaciones que le impiden vivir con normalidad.psicologos en alcorcon
  • Siente que no sabe quién es o cuál es su lugar.
  • Se muestra agresivo e irascible sin motivo y de manera casi permanente.
  • Piensa que todo el mundo está en su contra.
  • No duerme bien
  • Pasa demasiadas horas encerrado en la habitación y no sale.
  • Se da atracones de comida
  • Apatía, desmotivación y actitud pasiva frente a la vida.
  • Timidez extrema
  • Niños y adolescentes con respuestas agresivas hacia los demás, que pegan, insultan con o sin motivo aparente.
  • Dificultades en la comunicación con los demás. Niños y adolescentes con pocas o escasas habilidades sociales y de comunicación. Les suele costar hacer amigos o mantenerlos durante el periodo de juego o durante un periodo estable de tiempo.
  • Baja autoestima y autoconcepto
  • Comenta que no quiere ir al colegio o al instituto
  • Desorientación. Niños y adolescentes que no saben lo que quieren hacer, no saben ponerse metas o tienen metas pero no saben cómo alcanzarlas.
  • Respuestas salidas de tono, agresivas y excesivas para la situación o contexto cuando el niño/adolescente no consigue lo que desea o cuando no le sale bien un ejercicio o pierde en la consola,..
  • Dificultades conductuales. Niños ansiosos, que no aceptan críticas, correcciones o imposiciones y que responden ante esa frustración con reacciones emocionales intensas, agresivas y desobedientes.
  • Acoso escolar o Bullying. Niños o adolescentes que sufren cualquier forma de conducta agresiva (psicológica, verbal o física) en el ámbito escolar, con una intencionalidad clara y mantenida a lo largo del tiempo.
  • Problemas familiares (separaciones, celos, duelos, etc.), y manejo de las emociones, autoregulación emocional, aceptación y cambio.
  • Tratamiento en niños adoptados, trabajo a nivel familiar e individual, tanto con la familia adoptiva como con el menor.

Desde el Programa Social se trabajan las habilidades con las que cuenta el niño o niña para relaciones con los demás y su entorno de manera saludable. Para esta etapa de crecimiento las cuestiones que se abordan son:

  • Problemas de conducta. Niños ansiosos, que no aceptan críticas, correcciones o imposiciones y que responden ante esa frustración con reacciones emocionales intensas o agresivas. Son los niños desobedientes o negativistas, que expresan continuamente la negativa a realizar una orden o una petición y que muestran su enfado con rabietas llevadas al extremo.

 

  • Acoso escolar o Bullying. La violencia entre iguales en el ámbito escolar hace referencia a cualquier forma de conducta agresiva (psicológica, verbal o física) en él, con una intencionalidad clara y mantenida a lo largo del tiempo. En la mayoría de los casos, este acoso no queda delimitado al contexto escolar, sino que va más allá: el acoso puede continuar fuera, llegando a utilizar las nuevas tecnologías como medio de propagación (lo que conocemos como “ciberacoso” o “ciberbullying”).

 

  • Problemas en la relación con los demás debido a la falta de habilidades sociales. Carecer de habilidades sociales puede derivar en nuestro hijo en problemas de autocontrol de la ira o la agresividad, ansiedad social o miedo irracional a ser evaluado negativamente, dificultades para comunicarnos de forma adecuada con los demás, falta de asertividad o dificultades para expresar nuestros sentimientos o pensamientos acerca de un hecho, problemas de autoestima o valoración que nos hacemos a nosotros mismos, etc.

 

  • Problemas familiares desde cualquier ámbito: separaciones, celos, duelos, etc. Parte de los problemas a nivel relacional que puede presentar un menor vienen derivados de dificultades en el ámbito familiar. Delimitar los problemas que pueden existir dentro de la una familia y concretizar qué aspectos están influyendo en el menor nos ayudan a trabajar desde otra perspectiva la problemática.
  • Trabajo con niños adoptados. Cada niño llega a una casa con una historia, unas vivencias personales y con una dinámica familiar muchas veces diferente a la que se encuentran en su nueva familia. Todo ello puede suponer, tanto para los padres como para el menor, la imposibilidad de establecer una vinculación adecuada y, por tanto, pueden ser susceptibles a presentar ciertas dificultades a nivel emocional y comportamental.

 

Si tu hijo/a presenta signos de alguna de las problemáticas reseñadas o tienes dudas al respecto, consúltanos. Todas y cada una de estas circunstancias detectadas y tratadas a tiempo hacen que el pronóstico y evolución sean mucho más positivos. Te orientaremos sobre lo que le ocurre, te aconsejaremos sobre qué hacer y trabajaremos conjuntamente para que estas dificultades no entorpezcan su bienestar psicológico y su éxito escolar.