La grafología – ¿Para que se puede aplicar la grafología?

La grafología 

¿Para que se puede aplicar la grafología?

 

En muchas ocasiones se ha hablado de la grafología como algo mágico y esotérico. Cabe destacar que no es una ciencia como tal, sino que pertenece a una parte de la Psicología, pudiéndola considerar como un test proyectivo, dado que al escribir proyectamos nuestra personalidad.

 

Asimismo, podríamos decir que no existen dos escrituras idénticas, al igual que no hay dos personas similares. La forma de escribir es personal e irrepetible. Esto se explica porque cada persona elabora su manera de escribir, desarrollando una serie de rasgos que se ajustan a su forma de ser, que la hacen única e intransferible.

Por ello, se dice que la escritura es “un traje a medida de nuestra personalidad” que hacemos a lo largo de la vida. En este sentido, la letra cambia según evoluciona la personalidad.

 

Cuando realizamos el estudio de un escrito se tienen en cuenta un conjunto de leyes, que nos permiten analizar los rasgos de dicho escrito. Los rasgos que examinaremos son: el tamaño, la presión, la inclinación, la forma, etc. A partir de ellos podremos conocer la inteligencia, las aptitudes y la personalidad.

 

Siguiendo en esta línea, la prueba que se realiza es muy sencilla. Normalmente se pide a la persona que escriba en una hoja unas líneas con su firma, con la velocidad a la que suela escribir. Cuanto más extensa sea la muestra escrita, más datos tendremos de la persona. El contenido del texto no es importante, está permitido escribir algún párrafo de una revista o de un libro, pero no serán válidos los dictados ni los apuntes de clase para la citada prueba. Al fin y al cabo, lo que nos interesa es la personalidad, no sus destrezas de redacción ni su riqueza léxica.

 

En cuanto a la aplicación de la grafología, se puede utilizar en diferentes ámbitos. Los ámbitos donde se utiliza con más frecuencia son el de la psicología, la educación y la empresa.

 

En lo que respecta a la psicología, podemos usarlo como una prueba complementaria a los cuestionarios baremados, pero nunca como una prueba definitiva con la que queramos emitir un informe diagnóstico. Únicamente nos proporcionará una información más completa de la persona en sí misma.

 

Con relación al área educativa, a los profesores les permite conocer cómo son sus alumnos, cualidades y puntos débiles que deben mejorar; así como para orientarlos en sus estudios según aptitudes y personalidad.

 

Por último, resulta útil en el ámbito de la empresa, especialmente en los departamentos de selección de personal, cuando se necesita cubrir nuevas vacantes con un perfil determinado. De esta manera, considerando las escrituras de los candidatos al puesto, nos da una visión de las posibilidades que tienen de acceder a éste.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *