2018 FRACASO ESCOLAR

Fracaso Escolar

“Cuando se da un caso de fracaso escolar, se tiende a apuntar al alumno como el principal responsable. Pero hay muchos otros aspectos a tener en cuenta, tanto personales como familiares y culturales.”

 

¿Qué es?

– Se entiende por fracaso escolar al hecho de no completar el grado académico mínimo para el sistema educativo del que se forma parte. Es un fenómeno que se da en un nivel muy alto en varios países. Analizamos algunas causas y factores influyentes.

 

– En primer lugar, vale la pena distinguir la diferencia entre fracaso escolar y abandono o deserción escolar. El primero, como explicamos previamente, significa no alcanzar el nivel mínimo requerido, mientras que el abandono incluye a quienes sí lo consiguieron pero no completaron la Educación Secundaria Obligatoria, como se denomina en España a los años de obligatoriedad en la educación.

 

 

¿Cómo detectar el fracaso escolar?

– Dificultades propias de los estudiantes: un elevado porcentaje de casos de fracaso escolar se debe a dificultades como la dislexia o el déficit de atención (con o sin hiperactividad). De ahí la importancia de su detección temprana.

 

– Dificultades socioeconómicas: Hay que destacar que existen estudios que revelan una relación directa entre el nivel socioeconómico de las familias y el rendimiento de los hijos en la escuela.

 

– La falta de complicidad entra la familia y la escuela. Debemos actuar conjuntamente formando un auténtico equipo educativo.

 

 

Consecuencias:

– Dificultad en el acceso al mercado laboral

 

– Acceso a empleos precarios

 

– Exclusión y marginación social

 

– Pérdida de autoestima

 

– Abandono

 

– Depresión

 

– Rechazo por parte de la familia

 

 

Tratamiento del fracaso escolar:

– Demostrarle que se  le quiere no por sus éxitos sino por él mismo.

 

–  Permitirle que tome decisiones y le dale responsabilidades acordes con su edad.

 

– Jamás se le compare desfavorablemente con sus hermanos o amigos.

 

– Jamás se le debe hacer sentir inútil o culpable.

 

– Enseñarle que no hay que desanimarse ante los primeros fracasos, hay que ser tenaz y buscar alternativas.