2018 FOBIA SOCIAL

Fobia Social

“Nuestro equipo de psicólogos tiene una gran experiencia en trabajar desde el ámbito social.”

 

¿Qué es?

-La fobia social o trastorno de ansiedad social, es una condición que provoca un gran temor, un miedo intenso y ansiedad a situaciones sociales. Su niño puede tener fobia social de hablar en público o algunas otras actividades de expresión en frente de otras personas.

 

 

Signos y síntomas de la fobia social:

  • Sonrojarse, enrojecimiento, sudoración o boca seca

 

  • Voz entrecortada o ser incapaz de hablar

 

  • Llorando, temblando o estremeciéndose

 

  • Latidos cardíacos rápidos o fuertes

 

  • Dolor de estómago, náuseas o diarrea

 

  • Dificultad para concentrarse en una tarea

 

  • Pataletas y se enfada fácilmente

 

 

Tratamiento de la fobia social:

-Las terapias de comportamiento le ayudan al niño a entender sus sentimientos, a aprender a cómo controlar sus acciones y a mejorar su comportamiento. Es posible que su niño acuda a terapia sólo, con la familia o en grupo con otros niños. Su niño puede aprender a cambiar su comportamiento al darse cuenta de los resultados de sus acciones. El buen comportamiento será premiado y motivado, mientras que no se aceptará la mala conducta. La terapia de comportamiento puede incluir alguno de los siguientes:

 

  • La terapia de exposición o desensibilización le ayuda a su niño a enfrentar el temor a las situaciones sociales. Durante la terapia, su niño poco a poco entra en contacto con las situaciones temidas. La meta de esta terapia es ayudar a disminuir la ansiedad en el niño hasta que pueda controlar su miedo o temor.

 

  • La terapia de relajación consta de ejercicios para calmar el cuerpo y la mente de su niño. La meta es disminuir el estrés de su niño.

 

  • La capacitación para las habilidades sociales le enseña a su niño a llevarse bien con las demás personas. La capacitación puede incluir enseñarle a su niño a mantener contacto visual y una sonrisa. También puede ser instruido para aceptar elogios y hacer preguntas.

 

-Las terapias cognitivas  ayudan a su niño a determinar qué pensamientos le provocan ansiedad. La terapia le puede ayudar a reemplazar estos pensamientos por unos más positivos y placenteros. La terapia cognitiva también le puede ayudar resolver un conflicto de una forma sana. El niño puede aprender a sentirse mejor consigo mismo y a sentirse más en control de su vida.