Evaluación psicopedagógica completa, ¿vaguería o dificultad?

Evaluación psicopedagógica completa, ¿vaguería o dificultad?

¿Te has preguntado más de una vez por qué es tan vago tu hijo? ¿Te has planteado que pueda tener dificultades que le impidan realizar correctamente sus tareas escolares? ¿Puede que ambos factores estén influyendo? ¿Cómo puedo saberlo o diferenciarlo?

 

Estoy convencida que, si tienes hijos, te has hecho estas preguntas alguna vez. Por suerte, estas preguntas pueden responderse. Y si lo que tu hijo presenta son dificultades, se pueden detectar.

 

No todos los niños son vagos, algunos, al presentar dificultades a la hora de realizar sus tareas escolares, pueden parecerlo, pero realmente, la problemática que presentan es bien diferente. Podemos ver en los niños ciertos indicios que nos indiquen que éstos no son vagos si no que muestran dificultades psicopedagógicas. Veamos varios casos:

 

  • Dificultades de atención y concentración: son niños que se pasan horas delante del libro pero que avanzan poco en sus quehaceres, o no les da tiempo a realizar todas las tareas. Son niños despistados, que se quedan mirando a “la nada” cada poco tiempo. Como consecuencia de ello, sus resultados académicos se ven afectados.

 

  • Dificultades en la lectoescritura: niños que, para entender un texto, necesitan leer varias veces el mismo, e incluso, pueden no llegar a entenderlo en su totalidad. También, pueden mostrar un enlentecimiento a la hora de leer, cambiar algunas palabras por otras parecidas o completamente diferentes. A la hora de escribir, tienen numerosas faltas de ortografía (b/v; h, m/n), omiten sílabas o letras (camalón/camaleón) o invierten el orden de las letras (tardar/tardra, tradar).

 

  • Problemas de pronunciación: no emiten bien diferentes fonemas (t, r/rr, n, p) y trabadas (pr, tr, br, etc.) El último fonema en adquirirse, es la r, por lo que no se considera significativa si el niño es menor de 7 años, para el resto de fonemas y trabadas, por lo general no sólo presentan dificultades en una de ellas si no en varias.

 

No obstante, esto son sólo indicios de que algo está pasando y no un diagnóstico. Entonces, ¿cómo podemos saber si realmente tienen dificultades psicopedagógicas? La respuesta es clara: realizando una evaluación psicopedagógica completa. Y, ahora me diréis, y eso ¿en qué consiste? Bien, en una evaluación psicopedagógica se evalúan tanto aspectos cognitivos como emocionales mediante una batería de test, que no solo se administran al niño si no a los padres y en la mayoría de casos a los tutores de la escuela. Algunos de los aspectos que se evalúan son:

 

  • Inteligencia.
  • Lectoescritura.
  • Atención.
  • Comprensión lectora.
  • Ansiedad.
  • Comportamiento en clase.
  • Relaciones sociales.

 

Si te sientes identificado, no dudes en solicitar una evaluación psicopedagógica.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *