2018 DEPRESIÓN INFANTIL

Depresión Infantil

“Para la depresión infantil, Personaliza pone a su disposición psicólogos especializados”

 

¿Qué es?

– La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta tanto a niños como a adultos; resulta altamente incapacitante y cursa con un elevado nivel de malestar en ambos casos. Sin embargo, si tenemos en cuenta la falta de madurez emocional y la falta de recursos para manejar sus propias emociones, comprenderemos que en el caso de los más pequeños este trastorno puede ser altamente interferente en su desarrollo.

 

– La prevalencia de la depresión infantil es similar a la de la depresión en los adultos. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud estima que un 3% de la población infantil sufre depresión, que representa entre el 10 y el 15% de las consultas de psiquiatría infantil.

 

 

¿Cómo detectar la depresión infantil?

– Humor depresivo: los niños y adolescentes, pueden presentar un estado de ánimo deprimido o irritable. Los más pequeños, además, a menudo no son capaces de describir cómo se sienten y suelen quejarse de molestias físicas imprecisas, y mostrar una triste expresión facial o una escasa comunicación visual. El ánimo irritable se puede manifestar con una conducta agresiva o acciones que demuestren hostilidad o cólera. En los adolescentes mayores los trastornos de ánimo pueden tener síntomas parecidos a los de los adultos.

 

– Pérdida de interés hacia el entorno, o incapacidad para disfrutar con el juego o con las actividades escolares.

 

– Falta de energía: no juega, rechaza ir al colegio, en casa se le ve desanimado, no habla, etcétera.

 

– Pérdida de confianza y autoestima, y sentimientos de inferioridad.

 

– Reproches: en los niños se refleja mediante una auto-desvalorización o un sentimiento de culpa excesivo o inapropiado.

 

– Incapacidad para concentrarse o tomar decisiones, que en el caso de los niños se traduce en problemas de conducta o un bajo rendimiento académico.

 

– Actividad psicomotriz agitada o inhibida.

 

– Alteraciones del sueño.

 

– Variaciones de peso (en los niños generalmente se da un aumento).

 

– Quejas somáticas (dolor de cabeza, tripa, etcétera). Este criterio es muy frecuente en niños.

 

 

Causas de la depresión infantil:

-Al igual que en los adultos, la depresión infantil puede ser causada por cualquier combinación de factores que se relacionan con la salud física, eventos de la vida, historia familiar, medio ambiente y alteración bioquímica. Y como sucede con otras enfermedades mentales, existe una predisposición genética en ciertas personas que hacen que sean más vulnerables a esta enfermedad. Por otro lado, el entorno familiar, social y escolar también es determinante.

 

 

Tratamiento de la depresión infantil:

– Las opciones de tratamiento para los niños con depresión son similares a las de los adultos y al igual que con los adultos, el tratamiento debe ser individualizado adaptándolo al niño y a la fase de desarrollo en la que se encuentra.

 

– En el tratamiento se deberán involucrar los padres del niño o cuidadores del mismo, de manera que puedan intervenir en el entorno del pequeño.

 

– El tratamiento de la depresión infantil puede ser sólo a través de psicoterapia, o bien, combinado con fármacos. A nivel psicológico se incluyen técnicas cognitivo-conductuales con las que el niño pueda detectar y modificar sus distorsiones acerca de cómo interpreta ciertos acontecimientos. Y a su vez, se le enseña a manejar adecuadamente sus emociones.