Cómo detectar el Trastorno por Déficit de Atención en los niños

Aprender a detectar TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad)

Cuando hablamos de TDAH, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, estamos hablando de una dificultad que ocurre en cualquier lugar y en todo momento, para mantener y regular la atención, y una actividad motora excesiva (hiperactividad) normalmente también suele venir acompañado de una dificultad reflexiva que les hace responder de forma impulsiva. Vamos a ver detalladamente cada una de estas características:

  • tdahDéficit de atención sostenida: La atención sostenida se define como la habilidad para mantener la atención en las tareas. Estos niños se caracterizan por tener dificultades para prestar atención a las tareas o terminar las tareas que comienzan. Eso sí, cuando consiguen focalizar la atención no tienen problemas para procesar la información que esté ocurriendo. Son niños que se cansan o aburren, y necesitan constantemente estímulos nuevos, esto es debido a un déficit en el funcionamiento de los mecanismos de atención cerebrales. Por tanto, aunque quieran mostrar atención y no distraerse les resulta imposible.
  •  Hiperactividad: Movimiento e inquietud excesiva con respecto a sus compañeros de la misma edad. Estos movimientos los utilizan como una forma de estimulación ante el aburrimiento de las tareas o de los estímulos que tiene alrededor. Normalmente va disminuyendo con la edad.

La presencia de estos dos factores hace que con mayor probabilidad estos niños presenten dificultades en la adquisición de los distintos tipos de aprendizajes. Les costará aprender y tendrán deficiencias en la base de muchos de los conocimientos que vayan adquiriendo.

Todo esto sumado a que si los padres, adultos o profesores que rodeen al niño, no comprenden o no sepan identificar el trastorno etiquetaran al niño de manera inadecuada y perjudicial para él, por ejemplo definiendo al niño como un niño que se comporta mal a propósito, o que no quiere participar ni avanzar en clase tendrá unas consecuencias emocionales (baja autoestima, bajo autoconcepto, dificultades de relacionarse con los demás, etc) en él.

Por tanto, ante la menor señal de estos posibles síntomas debemos acudir cuanto antes a un especialista, que realizará una evaluación que nos permitirá detectar el posible TDAH, para poder crear un programa psico-educativo que permita adaptarse al niño sin problemas en la escolaridad.

Los comentarios están cerrados.