2018 CLAUSTROFOBIA

Claustrofobia

“Si notas que tu hijo está experimentando este tipo de fobia, nuestros expertos pueden ayudarte”

 

¿Qué es?

– La claustrofobia en niños es una fobia a los espacios cerrados, sobre todo si están oscuros o son pequeños. Este trastorno puede interferir de manera notable en la vida diaria del niño, por lo que es necesario solicitar ayuda profesional con el objetivo de intervenir de la manera más eficaz.

 

– Muchas personas piensan que las fobias solamente afectan a las personas adultas. Sin embargo, no es así, ya que los niños a temprana edad también pueden padecerlas: una de ellas es la claustrofobia en niños.

 

– Se trata de una fobia o miedo psicológico muy intenso a permanecer encerrado en lugares muy pequeños en donde no hay mucha luz.

 

– Además, la claustrofobia puede causar un miedo desmesurado a espacios completamente oscuros o que no tienen una ventilación de aire adecuada, como los ascensores y las habitaciones sin ventanas.

 

 

Causas de la claustrofobia:

– Estilos de crianza de los padres. En muchos casos, sobreprotección de los padres hacia el niño.

 

– Ser forzado a situaciones para las que el niño aún no está preparado.

 

– Transmisión de los propios temores de los padres al pequeño.

 

– Alguna experiencia traumática vivida en el pasado.

 

 

Síntomas de la claustrofobia:

  • Enfado e irritación al momento de entrar a un lugar pequeño.
  • Ataques de pánico.
  • Sudoración excesiva.
  • Aumento en la frecuencia cardiaca.
  • Dificultad para respirar.
  • Sensación de asfixia.
  • Dolores estomacales.
  • Dolor en el pecho.
  • Tos severa.
  • Sensación de mareos.
  • Escalofríos o calor excesivo.
  • Muchos empiezan a quitarse la ropa porque piensan que se les haría más fácil respirar.
  • Temor a morir.

 

 

Tratamiento de la claustrofobia:

– Terapia cognitiva – conductual: ayuda a modificar pensamientos erróneos que el niño tiene y a eliminar conductas que mantienen o agravan la sintomatología.

 

– Terapias de desensibilización, en las que el psicólogo lo ayuda gradualmente a que se adapte a espacios cerrados.

 

– Técnicas de respiración y relajación que le permitan a controlar la ansiedad.