2018 ANOREXIA NERVIOSA

Anorexia Nerviosa

“Ante la primera sospecha, consulta con un profesional”

 

¿Qué es?

-La anorexia nerviosa es un trastorno del comportamiento alimentario que se caracteriza por el rechazo a mantener un peso determinado. Se caracteriza por un pérdida deliberaba de peso y mantenida por la persona que la padece.

 

-Es un trastorno que afecta al ámbito familiar, vida social, laboral, académica y emocional. Puede suceder que al principio no se observen excesivos problemas e incluso que se sienta gratamente satisfecho con la pérdida de peso y las recompensas del entorno. Es al cabo de tiempo cuando aparecen los principales síntomas que indican que algo no va bien.

 

 

¿Cómo detectar la anorexia nerviosa?

El rasgo más característico y llamativo es la pérdida de peso en un periodo de tiempo relativamente escaso. Pero antes de que eso se produzca, existen claves a las que hay que estar atentos:

 

  • Restricción del aporte energético.
  • Esconder comida.
  • Realizar ejercicio de manera desmesurada.
  • Poner escusas para no comer acompañada.
  • Ir al servicio después de cada ingesta.

 

 

Consecuencias:

  • Delgadez extrema acompañada de un IMC con riesgo algo o muy alto para la salud.
  • Distorsión de la percepción del propio cuerpo.
  • Yagas en la piel.
  • Caía de cabello y rotura de uñas.
  • Dificultades de concentración.
  • Trastornos del sueño.
  • Depresión.
  • Pueden darse autolesiones.
  • Retirada de la menstruación.
  • En casos de extrema delgadez, desprenden olor a amoniaco.
  • Muerte por inanición.

 

 

Tratamiento de la anorexia nerviosa:

– El tratamiento de la anorexia nerviosa tiene que ser iniciado en el momento en el que se detecta. No se puede esperar a que la persona tome conciencia de manera unilateral de que su salud corre peligro.

 

– Desde Personaliza recomendamos que el psicólogo especialista trabaje en la dirección de cumplir los siguientes objetivos:

 

  • Restaurar o normalizar el peso y el estado nutricional.
  • Tratar las complicaciones físicas.
  • Proporcionar educación sobre patrones de alimentación y nutricionales sanos.
  • Modificar las disfunciones previas o adquiridas.
  • Tratar los trastornos asociados.
  • Conseguir apoyo familiar.
  • Prevenir las recaídas.