1ª Infancia (3-6 años)

Psicología para la 1ª infancia (3-6 años)


 

Durante la primera infancia, aparecen las primeras relaciones sociales con los otros. Estas experiencias  son vistas como oportunidades evolutivas para la construcción de la personalidad. Por otro lado, hay un gran desarrollo de las capacidades cognitivas del niño, generando diversos aprendizajes a un ritmo elevado. Todos estos cambios generan nuevas emociones y adquisición nuevos de recursos y herramientas para su buena adaptación al medio que le rodea.

¿Cuáles son las características generales de los niños y niñas a esta edad?

 

Desarrollo lingüístico: es una de las etapas más importantes del desarrollo humano y donde éste se da con una velocidad más rápida es la primera infancia. Se producen cambios constantemente, es una época de continua y evidente evolución. El lenguaje es un medio de comunicación a través de un sistema de símbolos. A través del lenguaje el niño será capaz de relacionarse con sus semejantes y exponer sus deseos y necesidades de forma más precisa.

Desarrollo cognitivo: nos encontramos en el periodo preoperacional. Los niños hablan con fluidez. Su lenguaje es bastante egocéntrico en la parte temprana de esta etapa, como si todo el mundo girara alrededor de ellos. Los niños llegan a ser más sociales en su lenguaje durante las últimas fases, hablando de forma frecuente sobre su familia y amigos. Esta etapa también ve a los niños implicados en mucho juego simbólico o dramático, como jugar a la casa, fingir conducir un vehículo, o ser un superhéroe.

Desarrollo afectivo-social: El bebé nace en un estado de indefensión tal que para sobrevivir, constituirse en ser humano y desarrollar su potencialidad genética necesita de otras personas que le provean todo aquello que es necesario, ya que no puede hacerlo por sí mismo. Los niños pequeños, al presentar una estructura psíquica inmadura en formación, se encuentran en un estado de gran fragilidad. Las experiencias afectivas con sus cuidadores primarios en los primeros años de vida tienen una enorme influencia aacademias en alcala de henares favor del desarrollo cognitivo, social y emocional, íntimamente relacionados.

Desarrollo motor: La motricidad y la psicomotricidad ocupan un lugar importante dentro de la Atención Temprana ya que está totalmente demostrado que en esta etapa de 0 a 6 años hay una gran interdependencia en los desarrollos motores, afectivos e intelectuales.La suma importancia de la motricidad reside en que la mayor necesidad de cada niño es aprender a controlar sus movimientos y a funcionar hábil y eficientemente en el mundo.

 

¿Cómo sé que mi hijo/a necesita ayuda?

 

Cada niño es diferente, y su evolución tanto psicológica como física varia en cada individuo. Pero debemos tener claro cuando es necesario pedir ayuda, siempre y cuando algunas de las áreas anteriormente mencionadas se encuentren deterioradas. En el momento en que la calidad de vida de nuestros hijos/as se ve comprometida en cualquiera de sus áreas será conveniente consultar con un profesional.

En esta etapa, estas son algunas de las cuestiones que tendrán que ser tenidas en cuenta para tomar la decisión de acudir a un profesional:

  • Dificultad en el aprendizaje de la lectura y la escritura.
  • Mal comportamiento en casa y/o en el colegio.
  • Falta de respecto a normas y límites.
  • Carencia de habilidades sociales y tendencia al individualismo.
  • Falta de concentración y mantenimiento de la atención.
  • Movimiento e inquietud excesiva.
  • Problemas en el lenguaje
  • Tristeza, apatía y retraimiento.
  • Problemas de sueño y ansiedad.
  • Miedos irracionales.
  • Problemas de control de esfínteres
  • Ansiedad excesiva cuando se separa de la figura materna/paterna
  • Acoso escolar.
  • Falta de motivación.
  • Problemas emocionales.

 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo/a?

 

Desde Personaliza os proponemos tres programas diferentes según sea la casuística concreta de vuestro hijo/a de manera que éste encaje a la perfección con vuestro caso. Independientemente de cuál sea el más acorde desde Personaliza os ofrecemos la misma manera de proceder.

En un primer momento, tendremos una primera sesión informativa en la que, como padres, podréis explicar la situación en que se encuentra vuestro hijo/a, qué os preocupa y qué queréis conseguir en nuestro centro.

Tras la primera entrevista, se realizará una evaluación exhaustiva y completa de las diferentes áreas vitales del menor a través de una entrevista inicial y pruebas estandarizadas que nos permitirán detectar la problemática que presente en mayor profundidad.

Elaboramos así un Plan de Desarrollo Personal totalmente individualizado fijando objetivos específicos. Este plan contempla las cuatro áreas vitales del niño objetivo de intervención: personal, familiar, escolar y social.

A nivel personal El objetivo es tomar conciencia de cuáles son sus dificultades, aprender a manejarlas y fortalecer su autoestima eliminando ideas o creencias que desvirtúen su capacidad, dándole las herramientas necesarias para poder afrontar las dificultades que presenta.

A nivel familiar reforzando aquellas conductas adecuadas y extinguiendo comportamientos inadecuados creando un ambiente de colaboración y ayuda.

A nivel social nos centramos en dotar al niño de recursos y estrategias adecuadas que le ayuden a establecer buenas relaciones con sus iguales y los adultos de forma asertiva.

La duración de estos programas es de 9 a 12 meses y los objetivos planteados son reevaluados y revisados conjuntamente mes a mes, viendo los avances y replanteándolos en caso de ser necesario.

A continuación os detallamos las problemáticas que se presentan en la primera infancia y como se trabajarían en cada uno de los programas:

Desde el Programa Educativo-Escolar en el caso se fuese a la escuela infantil, se trabaja la detección e intervención sobre dificultades de aprendizaje. Para esta etapa de crecimiento las cuestiones que se abordan son:

  • Trastorno de la escritura y/o expresión escrita. Disgrafía y Disortografía: La disgrafía es la dificultad a la hora de realizar los trazados que requiere la escritura. Afecta a la forma o al contenido. Tienen mala caligrafía, márgenes irregulares en los cuadernos, líneas torcidas, letras irregulares y pegadas unas a otras, tachones…

 

La disortografía es la dificultad en la escritura cuya característica principal es un déficit específico y significativo de la ortografía en palabras que son familiares, omisiones o cambios en artículos, acentos y plurales.

  • Trastorno del habla. Dislalias, Dificultades del lenguaje: son la dificultad o incapacidad de articular fonemas por ausencia, alteración o sustitución de éstos por otros.

 

  • Trastornos generalizados del desarrollo (TGD): son un conjunto de trastornos caracterizados por retrasos y alteraciones cualitativas en el desarrollo de las áreas sociales, cognitivas y de la comunicación así como un repertorio repetitivo, estereotipado y restrictivo de conductas, intereses y actividades. No se interesan por los demás o lo hacen pero sin empatía ni normas sociales, pueden no comunicarse o hacerlo pero con dificultades en el uso del lenguaje como por ejemplo, no entender las ironías o bromas, presentan conductas estereotipadas, son rígidos y perseverantes.

 

  • Trastorno por déficit de atención (TDA): principalmente inatentos, se distraen fácilmente, les cuesta entender lo que se les dice, tienen dificultad para organizarse y tienen serios problemas de atención y concentración que les impide llevar a término sus tareas.

 

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): aúna el déficit de atención (dificultad para prestar atención suficiente a los detalles, mantener la atención, no escuchar, no seguir instrucciones, falta de organización, fácil distracción), la impulsividad (precipitación en las respuestas, incapacidad para guardar turno, falta de organización, hablar en exceso) y la hiperactividad (intranquilidad excesiva, corre y salta, se levanta de la silla, ruidoso, hablador).

 

Desde el Programa Bienestar se trabaja la salud emocional del niño/a, su imagen de sí mismo/a y su relación para con los demás. Para esta etapa de crecimiento las cuestiones que se abordan son:

Desde el Programa Social se trabajan las habilidades con las que cuenta el niño o niña para relaciones con los demás y su entorno de manera saludable. Para esta etapa de crecimiento las cuestiones que se abordan son:

  • psicologos para niñosProblemas de conducta. Niños ansiosos, que no aceptan críticas, correcciones o imposiciones y que responden ante esa frustración con reacciones emocionales intensas o agresivas. Son los niños desobedientes o negativistas, que expresan continuamente la negativa a realizar una orden o una petición y que muestran su enfado con rabietas llevadas al extremo.

 

  • Acoso escolar o Bullying. La violencia entre iguales en el ámbito escolar hace referencia a cualquier forma de conducta agresiva (psicológica, verbal o física) en él, con una intencionalidad clara y mantenida a lo largo del tiempo.

 

  • Problemas en la relación con los demás debido a la falta de habilidades sociales. Carecer de habilidades sociales puede derivar en nuestro hijo en problemas de autocontrol de la ira o la agresividad, ansiedad social o miedo irracional a ser evaluado negativamente, dificultades para comunicarnos de forma adecuada con los demás, falta de asertividad o dificultades para expresar nuestros sentimientos o pensamientos acerca de un hecho, problemas de autoestima o valoración que nos hacemos a nosotros mismos, etc.

 

  • Problemas familiares desde cualquier ámbito: separaciones, celos, duelos, etc. Parte de los problemas a nivel relacional que puede presentar un menor vienen derivados de dificultades en el ámbito familiar. Delimitar los problemas que pueden existir dentro de la una familia y concretizar qué aspectos están influyendo en el menor nos ayudan a trabajar desde otra perspectiva la problemática.

 

  • Trabajo con niños adoptados. Cada niño llega a una casa con una historia, unas vivencias personales y con una dinámica familiar muchas veces diferente a la que se encuentran en su nueva familia. Todo ello puede suponer, tanto para los padres como para el menor, la imposibilidad de establecer una vinculación adecuada y, por tanto, pueden ser susceptibles a presentar ciertas dificultades a nivel emocional y comportamental.

 

Si tu hijo/a presenta signos de alguna de las problemáticas reseñadas o tienes dudas al respecto, consúltanos. Todas y cada una de estas circunstancias detectadas y tratadas a tiempo hacen que el pronóstico y evolución sean mucho más positivos. Te orientaremos sobre lo que le ocurre, te aconsejaremos sobre qué hacer y trabajaremos conjuntamente para que estas dificultades no entorpezcan su bienestar psicológico y su éxito escolar.